RESEÑA HISTÓRICA

Ixtlán es una palabra chichimeca y quiere decir “lugar donde abunda la fibra de maguey”.

Ixtlán, según el historiador Zamacois, fue fundado por los aztecas, pero lo organizó como pueblo Don Lucas Carrillo en el año de 1598, al reunir ahí a las pequeñas comunidades indígenas que se encontraban dispersas en las cercanías de esta región.

Durante la época prehispánica consideran algunos autores especialmente Fray Pablo Beaumont, la región donde se localiza el pueblo de Ixtlán, formaba parte del gran cacicazgo de Tototlán, situado en el Valle de Cuina.

En el siglo XVI, con la llegada de los conquistadores españoles, el cacicazgo fue avasallado por las huestes comandadas por Nuño de Guzmán y se encargó de la catequización Fray Juan de Bodia. Al formarse el curato, dependió del obispo de Morelia (1777) y años más tarde (1864), del de Zamora. Pocos años después de iniciado el período del México Independiente, Ixtlán, de acuerdo con la Ley Territorial del 10 de diciembre de 1831, figuró como uno de los municipios integrantes del partido de Zamora.

Localizado a 174 km de Morelia, capital del estado, y a sólo 30 de la ciudad de Zamora, este pequeño pueblo cuenta con un hermoso géiser, que cuando se encuentra encendido, se yergue vanidoso a 30 m de altura aproximadamente y puede contemplarse desde muy lejos, cuando se viaja en automóvil.

Años más tarde -en la Colonia- el jesuita Rafael Landívar en su obra Rusticatio mexicano, en la que aparecen los relatos de las experiencias de sus viajes, describe el géiser de la siguiente manera: “Allí [en Ixtlán] ¡Inexplicable portento! hay una fuente, reina de las demás y el mayor germen de la fertilidad de aquel terreno, que brota de escabrosa abertura con inusitada violencia; mas si algún curioso se acerca a contemplarla, el agua recoge, retrocede y cesa su curso, apenas interrumpido por finísimas hebras de cristal, como si la ninfa que la guarda llena de rubor, no pudiese contener algunas lágrimas brillantes.

“No bien te alejas de aquel sitio, cuando la corriente fatigada por la opresión, brota de un golpe y se desliza de nuevo presuroso por el campo”.

MISIÓN

Promover para Ixtlán Desarrollo Sustentable, a través de una administración moderna y eficiente, dentro del marco jurídico y la participación ciudadana activa, que preste servicios públicos de excelencia.

VISIÓN

Con orden y responsabilidad procurar satisfacer las necesidades de nuestros habitantes en materia de servicio convirtiéndonos en la mejor administración de la historia de Ixtlán.

VALORES
  • Honradez
  • Transparencia
  • Humildad
  • Eficiencia
ESCUDO

El cuartel sobre campo de oro, ostenta una figura quimérica perteneciente al códice Borgia 17 y que representa a Tezcatlipoca (el espejo humeante). En el cuartel izquierdo inferior vemos seis rectángulos que significan las superficies o llanuras de Ixtlán, y en el cuartel inferior derecho aparecen seis jeroglíficos del agua hirviente como mención de las fuentes o manantiales humeantes. Finalmente, la frase latina que constituye la divisa y que reza: “UBI AQUA FERVENS, IBI SALUS FAVENS”, en español se traduce como “Donde el agua hierve, allí la salud está resguardada”.

PERSONAJES ILUSTRES

Don Lucas Carrillo. Organizador de las tribus indígenas dispersas y algunas familias de origen español, para formar el pueblo de Ixtlán en 1598.

Fray Juan de Bodia o Badillo (1690-1710) se encargó de la catequización de los naturales de Ixtlán.

MONUMENTOS HISTÓRICOS

Arquitectónicos. Torre del templo en Ixtlán y en la localidad de San Simón, el Templo de San Simón.

FIESTAS, DANZAS Y TRADICIONES

• 1o. de Enero. Celebración en honor a San Simón.

• 4 de Octubre. Fiesta del Santo Patrono del lugar San Francisco de Asís, inicia desde el 16 de septiembre, con peregrinaciones de distintos lugares; hay novenarios, serenatas y carros alegóricos que representan a comerciantes y panaderos.

• 12 de diciembre. Se festeja a la Virgen de Guadalupe. Tiene dos grupos de danza que interpretan bellas estampas regionales.